El pasado sábado, 30 de marzo, Sevilla la Nueva y todo el planeta se quedó a oscuras durante una hora.

Miles de ciudades apagaron más de 12.000 monumentos y edificios icónicos, entre las 20:30 y las 21:30 h., siguiendo esta iniciativa de WWF. El Ayuntamiento, el Palacio de Baena, la Plaza de Sevilla, la Rotonda de Santa Bárbara y la Rotonda de El Hórreo también se apagaron, a la vez que se produjo un encendido de velas con actuación musical en directo en la Plaza de Sevilla. Además, desde las 18:45 h. los más pequeños disfrutaron de un cuentacuentos interactivo, con regalos y sorpresas para todos.

Hace ya doce años que WWF comenzó a impulsar esta jornada, con el objetivo de alzar la voz contra el cambio climático, proponiendo un apagón de luces en los principales edificios de las capitales como gesto simbólico, y hoy ya suma a millones de personas en todo el mundo.

Esta organización apela directamente a todos los Ayuntamientos y municipio para concienciar a los ciudadanos de la importancia de reducir las emisiones de gases efecto invernadero, disminuir el consumo energético, promover la movilidad sin emisiones, reverdecer las ciudades, entre otras iniciativas, para ayudar a frenar este proceso que es una de las principales causas de pérdida de biodiversidad en el planeta.

Comentarios cerrados.